0

Pocas personas han combinado un conocimiento profundo de la ciencia y las dimensiones más humanas de la vida como lo ha hecho Richard Feynman, uno de los científicos principales del Proyecto Manhattan y ganador del Premio Nobel de Física en 1965. Conocido principalmente por su extraordinaria capacidad para explicar temas complicados de manera elocuente y sencilla, fue protagonista de un fértil romance con una joven estudiante de arte, de nombre Arline.

Ambos crecieron juntos, y sus naturalezas opuestas servían de equilibrio a la relación: Arline conoció la inclinación de Richard por la ciencia, y ella lo complementaba con filosofía y arte. Gracias a ella, Richard tomó clases de arte que sentarían las bases de su pasión por el dibujo. Pronto Richard estaba seguro de que se casaría con Arline.

Justo después de comprometerse y vislumbrar un futuro de posibilidades infinitas, ambos reciben un duro golpe: una misteriosa enfermedad comienza a afligir a Arline. Lentamente Richard conoció la agonía de una mente científica sometida a la incertidumbre médica: los síntomas inexplicablemente iban y venían sin ninguna causa aparente.

Mientras Arline estaba en la cama del hospital y Richard reflexionaba sobre la intrincada situación de su compromiso, los problemas se acumulaban. Princeton, la universidad donde Richard había asegurado fondos para sus estudios de PhD, había amenazado con retirarle el financiamiento si se casaba con Arline. La universidad consideraba que las responsabilidades emocionales de un matrimonio eran una amenaza para la disciplina esperada de un académico.

Para Richard, la decisión era obvia: pensó en abandonar Princeton. Justo cuando consideraba otras opciones de estudio, se conoció que el diagnóstico de Arline era una forma rara de tuberculosis. A pesar de todos los obstáculos, incluyendo la oposición de sus familias, Richard Feynman y Arline Greenbaum contrajeron matrimonio el 29 de Junio de 1942.

Poco después, cuando Richard comenzó su trabajo en las instalaciones secretas del Proyecto Manhattan, ambos intercambiaban cartas de amor usando códigos y acertijos. Arline estaba fascinada con la diversión de burlar la seguridad militar enviando mensajes codificados, e incluso llegó a cortarlos en forma de rompecabezas para confundir a los agentes de seguridad. Pero la realidad no podía ser ignorada por mucho tiempo: Arline estaba muriendo lentamente a causa de su enfermedad.

En cada carta, Richard le expresaba su amor a Arline, hasta que finalmente ella fallece en Junio de 1945.

En esta historia, resulta especialmente intrigante la forma en que alguien extremadamente racional, ateo, y escéptico a conjeturas metafísicas (incluso era crítico a Descartes), tenía un extraordinario toque humano manifestado en un romance a temprana edad. Su propio biógrafo, James Gleick, afirmó después de hallar una caja con sus cartas de amor que “nunca había conocido un carácter tan extraordinario en toda su carrera”.

Libros de la Semana

Si te pareció interesante el relato anterior sobre el primer romance de Richard Feynman y te gustaría seguir indagando sobre el carácter y la vida de una de las mentes científicas más prominentes del siglo XX, te recomendamos leer su biografía completa en inglés, escrita por James Gleick: Genius: The Life and Science of Richard Feynman.

Otros títulos que recomendamos en Español son:

La Cantidad de Práctica Mental Afecta la Retención de tus Conocimientos en Matemáticas

Encontramos este fascinante artículo en la revista Educational Psychology Review que describe los mecanismos específicos sobre los efectos de las prácticas de repetición en matemáticas, con pruebas empíricas en un curso de precálculo.

“Medimos la retención de los conocimientos de precálculo en dos puntos de tiempo educacionalmente relevantes: a mediados y al final de un curso de precálculo de 4 semanas de duración. Los resultados a mediados del período mejoraron significativamente por practicar más y al extender el período de las prácticas, aunque las evidencias sugieren que el efecto del número de prácticas fue menos robusto que el efecto del período extendido. La retención de un semestre al otro se benefició exclusivamente por incrementar el tiempo entre las prácticas. Dado que la retentiva en los cursos de precálculo entre los semestres es crucial para el éxito en los cursos de matemáticas de nivel superior, estos resultados están a favor de incrementar el período de tiempo entre las prácticas de matemáticas en educación superior”. (Más experimentos educativos de este estilo en Powerful Teaching, uno de los libros favoritos de Barb).

Eso es todo por esta semana, ¡que tengas un feliz fin de semana en “Aprendiendo a Aprender”!

Orlando, Barb, Terry y todo el equipo de “Aprendiendo a Aprender”

Síguenos en Facebook | Únete a nuestro salón de la fama privado | Síguenos en Twitter

0